Con el invierno en plenitud 
y la veda cerrada, la navidad es un buen momento para sentarnos rodeados
de plumas y sedas, y dejar a nuestras manos hacer,  unas fotografías y unos pequeños apuntes
harán nuestros montajes tan vuestros como nuestros, ventajas de estos tiempos.
Hoy simplemente dejamos abierta una ventana para que podáis ver el resultado de
una tarde de trabajo, una tarde normal, sin técnicas modernas ni grandes
montajes, simplemente, plumas y sedas.

  
Son montajes de principios de temporada de cara al año que
viene, moscas más grandes que se dejen ver en las aguas más movidas propias de
los caudales de la época del año, para ello usamos anzuelos del 12, y el sedal
al gusto, 0,18 o 0,16 mm.

 Solemos mostrar nuestras moscas acompañadas de la seda o
rayón que hemos utilizado en su montaje, quitamos relevancia a lo
verdaderamente importante y único, la pluma de León. Nombramos a las sedas con
nombre y apellidos, mientras que a la pluma le ponemos un simple “Acerado” o “Flor
de escoba”, hay más de 10 variedades de flor de escoba, ¿a cuál hacemos
referencia?   el primer paso es dar un
paso hacia atrás, algo nos hemos perdido en todo este tiempo.

 Sangre de toro: una ahogada que pesca  a principios de temporada, de rastro.
Confeccionada con pardo aconchado crudo, aunque a mí me gusta más un crudo de
penca fina o media. En cuerpo sangre de toro, es un rojo fuerte, como siempre
hay varios tonos válidos, y la brinca burdeos.

A la izquierda un pardo crudo, la pluma usada en el montaje de esta mosca leonesa

Verde pueblo indio: de pluma indio acerado oscuro, cuerpo
verde pueblo y brinca avellana. Una mosca 
también de principios de temporada, marzo y principios de abril.
Pluma indio acerado oscuro

Rata: más desconocida, pesca mejor de ahogada a principios
de mayo, como siempre dependiendo de cómo venga el año y las eclosiones del
momento. De alas indio avellanado medio, cuerpo como el pardón y brinca tabaco.
Con pluma indio avellanado en tono medio-oscuro

No despedimos con el pardón, sin tiempo de rematar su
montaje, una mosca muy conocida y pescadora. Su eclosión se produce a
principios de temporada, marzo-abril, y puede pescar en varias posiciones,
aunque  sea más popular usarla como ahogado,  haciéndola bailar cuando los adultos vuelan
sobre la superficie del agua nos ofrecerá una pesca más visual y en estas
ocasiones más efectiva.

Para su montaje usamos brinca huevo, y la seda de ese color
tan típico que ya ha adoptado el nombre de la propia mosca a la que imita. Para
las alas los corzunos  tostados o
sarriosos de pencas finas o medias.
Cuerpos a la espera de rematar el montaje de las alas.

Equipo de trabajo

Artesanos www.moscasdeleon.com

Categorías: Sin categoría

1 comentario

juan jose gayoso cabarcos · 10/01/2015 a las 21:06

Un gran resumen..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *